Mecanografía para todos

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimir

No importa si estudias o trabajas. No importa qué estudias o en qué trabajas. No importa si simplemente utilizas el ordenador en tu tiempo libre (tal vez tengas un blog, una página web propia) o si lo utilizas a diario en tu trabajo. Puedes ser un directivo, un programador, un ingeniero, un escritor o un niño que va al colegio todos los días. Seguro que te hace mucha falta aprender mecanografía.  

Probablemente te hayas dado cuenta ya muchas veces. Se te hace cuesta arriba introducir textos largos en el ordenador. O bien sientes envidia de algún compañero que sabe mecanografía. Si por casualidad todavía no has sentido que te hace falta, aprende antes de sentirlo, porque es una sensación frustrante.

Piensa en las preguntas que se plantean a continuación. Si contestas afirmativamente a alguna de ellas, es que tendrías que plantearte aprender mecanografía porque vas a notar la diferencia si lo haces:

  • ¿Cuándo tecleas utilizas menos de diez dedos, y miras frecuentemente a las teclas?
  • ¿Utilizas habitualmente un ordenador, ya sea por trabajo o en tu tiempo libre?
  • ¿Tienes un blog, una página web propia, o escribes e-mails de forma habitual?
  • ¿En tu CV dices que tienes conocimientos informáticos aunque no sabes mecanografía?
  • ¿Te gustaría sacarle más partido a tu ordenador, pero muchas veces haces las cosas a mano porque te resulta laborioso hacerlas en el ordenador?
  • ¿Al chatear con varias personas simultáneamente pierdes fácilmente el hilo porque no puedes escribir con la suficiente rapidez en el ordenador?


Si has contestado Sí a una o varias de estas preguntas, deberías plantearte seriamente aprender mecanografía. Con ello vas a conseguir incrementar enormemente la velocidad a la que escribes en el ordenador. Escribirás muchísimo más rápido que con lápiz y papel.

Aprender mecanografía es progresar, invertir en ti mismo, en tu futuro. Igual que si estuvieras estudiando idiomas o cualquier otro conocimiento. Necesita un esfuerzo, una dedicación, pero a la larga, te permitirá ahorrar mucho más tiempo, que podrás dedicar a otras cosas durante tu tiempo libre, o bien a ser más productivo en tu trabajo.

Tu rendimiento se verá enormemente favorecido por tu capacidad para introducir textos a gran velocidad.